Líder opositor Juan Guaidó no descarta incluir a Maduro en una amnistía

Brasil propone «corredor de escape» para que Maduro deje el poder en Venezuela

Nicolás Maduro and Juan Guaidó (Foto: New York Post)

Caracas. – El líder opositor Juan Guaidó, autoproclamado presidente interino de Venezuela, no descarta una eventual amnistía para el mandatario Nicolás Maduro, aunque advirtió que habría que evaluarlo pues lo considera responsable de las víctimas en las protestas, dijo en una entrevista con la cadena Univisión.

«En los períodos de transición han pasado cosas similares (…), no podemos descartar ningún elemento, pero hay que ser muy firme hacia el futuro (…) sobre todo para atender la emergencia humanitaria», respondió Guaidó consultado sobre una amnistía que incluya a Maduro.

La entrevista se realizó por Skype desde un lugar en Caracas no divulgado y en el fondo solo había una pared blanca.

Guaidó responsabilizó a Maduro de las muertes ocurridas esta semana durante protestas contra el gobierno socialista. Según ONGs suman 26 muertos, todos por armas de fuego, en manifestaciones que comenzaron el lunes tras la sublevación de 27 militares.

«Eso habría que revisarlo (la amnistía), él es también un funcionario público, lamentablemente es un dictador y es responsable de las víctimas de ayer en Venezuela», sostuvo en alusión a la convocatoria del 23 de enero.

El Parlamento, único poder controlado por la oposición en Venezuela, prometió el pasado 15 de enero una «amnistía» a militares que desconozcan al gobierno de Maduro, tras declararlo formalmente como «usurpador» de la presidencia.

«En su momento se evaluará pero está en la mesa, esa amnistía y esas garantías son para todos los que estén dispuestos a ponerse del lado de la Constitución y recuperar el orden constitucional», agregó Guaidó, quien se autoproclamó presidente interino el miércoles ante una multitud de opositores en Caracas.

Tras autoproclamarse, Guaidó recibió el respaldo de Estados Unidos, Canadá y una decena de países de América Latina, mientras que Maduro es apoyado por aliados como Rusia, China y Turquía.

En Venezuela, la Fiscalía anunció que prepara «acciones» luego de que la justicia le ordenó investigar penalmente al Parlamento -de mayoría opositora-, acusándolo de usurpar las funciones de Maduro.

El nuevo mandato de Maduro (2019-2025), iniciado el 10 de enero, es desconocido por Estados Unidos, la Unión Europea y varios gobiernos latinoamericanos que cuestionan la legitimidad de los comicios en los que fue reelecto.

Por otra parte, Guaidó descartó por el momento un diálogo entre la oposición y el gobierno al afirmar que «lo han utilizado para engañar al pueblo de Venezuela y para ganar tiempo».

«El diálogo no está en el escenario, lo que está en el escenario es lograr los mecanismos necesarios para lograr el cese de la usurpación, el gobierno de transición y elecciones libres», subrayó.

Brasil propone «corredor de escape»

Brasilia. – El presidente interino de Brasil, el general Hamilton Mourao, propuso este jueves la creación de un «corredor de escape» para que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, abandone el país tras la autoproclamación del líder parlamentario opositor, Juan Guaidó, como mandatario interino.

«Yo todavía creo que la gran misión que todos los países tienen es ofrecer una salida para Maduro y su gente. Tiene que haber un corredor de escape», declaró Mourao en una entrevista con la cadena Globo News.

«Tenemos que dejar un lugar para que Maduro y su banda escapen, deja que se vaya y que el país se reconstruya a partir de ahí», agregó Mourao, que quedó a cargo del país en ausencia del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro, quien participó hasta este jueves en el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza).

Estados Unidos y 11 de los 14 países del Grupo de Lima, entre ellos Brasil, reconocieron el miércoles a Guaidó como «presidente encargado» de Venezuela, denunciando la «ilegitimidad del régimen de Nicolás Maduro».

Estados Unidos dijo ese día que «todas las opciones» serán analizadas si Maduro responde con violencia a las protestas.

Bolsonaro afirmó, en una entrevista con la televisión Record, que «la historia ha demostrado que las dictaduras no entregan el poder de forma pacífica», pero consideró que Brasil «ha llegado al límite de lo que puede para restablecer la democracia» en Venezuela.

En lo que supone un giro radical de la diplomacia brasileña, el presidente brasileño está buscando liderar a nivel regional la presión sobre la «dictadura de Nicolás Maduro».

Brasil y Venezuela comparten una frontera de cerca de 2.200 kilómetros. En los últimos tres años, más de 150.000 venezolanos han entrado en el gigante sudamericano huyendo de la hiperinflación, la escasez y la violencia. Sólo el empobrecido estado de Roraima ha recibido 75.500 solicitudes de regularización desde 2015.

Sin Fronteras News con Noticias de AFP