La magia de convertir tu pasión en tu oficio

Primera clase de cajón dictada por Sampaolo en enero 22. El taller inicio en enero y terminará en marzo (Foto Daniela Carmona)

La magia de convertir tu pasión en tu oficio

Por Daniela Carmona

Una historia sobre un maestro percusionista en Vancouver, Davide Sampaolo, nacido en Roma, Italia, el 1 de abril de 1980.

Después de años de convertir su pasión en un oficio en Roma, el percusionista italiano y gema constructora de cajones, Davide Sampaolo, llegó a Vancouver con su familia en el 2014. Acompañó a su esposa, Sara Cepale, quien vino a trabajar en Vancouver para los servicios sociales italianos canadienses, enviada desde la oficina principal en Roma. “Dejé todo y comencé de nuevo aquí”, dice Davide, en una entrevista reciente para Sin Fronteras News. “Canadá nos ha dado mucho a mí y a mi familia, y ha mejorado el equilibrio familiar”, agrega. Aquí dice tener más tiempo para pensar en sus sueños, “todos los días es una evolución,” aclama.

Davide Sampaolo en un concierto en vivo acompañando en su presentación a Stephanie Pedraza el pasado 9 de febrero en Vancouver (Foto Daniela Carmona)

Cuando Davide tenía 12 años, recibió su primera clase de percusión de África occidental en Roma. Las congas lo hipnotizaron al principio y estudió en “Timba”, la escuela de percusión y tambor de su ciudad. “En mi corazón siempre está el origen, que es el afrocubano, pero también el flamenco”. Después de su primer concierto de cajón flamenco en Italia, comenzó a trabajar mucho con el flamenco debido a la proximidad con Madrid. “La inspiración proviene de las personas que superan los límites”, dice Davide. Se inspiró en sus maestros y en El Bandolero de Madrid, Rafael Jiménez, El Montana, entre otros. A lo largo de su trayectoria musical, Davide ha sido el percusionista de la bailarina de flamenco Cristina Benítez y en Canadá ha tocado para la gran bailarina de flamenco Pastora Galván, Iván Vargas y José Manuel Álvarez.

Davide viene retumbando con su ritmo y tan pronto como llegó a Canadá, encontró muchas conexiones musicales. Comenzó a enseñar y tocar espectáculos con Kasandra Flamenco de la Academia de Baile Flamenco Al Mozaico. “Quiero traer algo bueno aquí, percusión flamenca, todo lo que sé lo quiero dar a la gente”, dice Davide, “hay buena energía en Vancouver”.

Proveniente de una familia musicalmente activa, Davide construyó su primer cajón hace muchos años en Italia con su hermano, Tommaso Sampaolo. Comenzó a construir cajones en busca del mejor sonido en su instrumento. “Hacer instrumentos me da mucha satisfacción, es algo especial”, dice. Actualmente está haciendo cajones para la venta con su marca Sampaolo y está llevando a cabo el taller Sampaolo Percussion – Cajón en colaboración con su otro hermano, Matteo Sampaolo, los miércoles por la noche en el este de Vancouver.

Los estudiantes de Davide tendrán la oportunidad de tocar en vivo y aprenderán a acompañar a bailarines y guitarristas de flamenco. Como estudiante de Davide, estoy de acuerdo con él y digo que sus estudiantes están muy contentos, aunque las clases no son fáciles. “Se debe reducir la velocidad para explicar conceptos importantes. Intento dar desafíos a los estudiantes y trato de hacerles entender la percusión.” dice Davide y sugiere: “Horas de estudio, esa es la única forma de mejorar. La técnica no viene naturalmente. Se necesita energía y tiempo, no es como entretenimiento”.

Según Davide, hay mucho respeto entre los artistas en general en Vancouver. Él dice: “En comparación con España e Italia, la evolución aquí (con respecto a los cajoneros) es más lenta y relajada. Hay muchos aficionados, lo cual es bueno, mantiene vivo el flamenco”.

Davide y su familia han hecho de Canadá su hogar ahora. El 27 de febrero, se convertirán en ciudadanos canadienses. “Vancouver es una ciudad perfecta para la familia, hay muy buenas personas aquí y podemos crecer”, y aunque extraña su tierra natal y desea volver a visitarla pronto, continuará influyendo en el crecimiento musical de nuestra comunidad permitiendo que la música lo guíe, “La música es parte de mi vida, veamos a dónde me llevará”, concluye.