Hezbollah; podría ser el as bajo la manga del gobierno de Venezuela

El gobierno venezolano por su naturaleza “antiimperialista”, cuenta con países aliados de creencias musulmanas, seguidores del “Dios Mahoma” y el “Corán”, con dogmas como el rito de alabar a un Dios supremo por encima de la vida humana. (Foto Ya libnan)

Por: Camilo García Ortiz

Abogado Especializado

Analista en Operaciones Trasnacionales

Mientras continúa el discurso anti-injerencista por parte del gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, bajo el amparo de la “Autodeterminación Nacional” contemplada en la carta magna venezolana, ciertas naciones en especial pertenecientes a Latinoamérica se sombran de la migración más grande la historia. Es por ello, y sumado a la degradación de ésta nación, lo que ha generado que los países defensores del sistema democrático en el Hemisferio Occidental y la HRW (Human Rights Watch), diseñan una estrategia alternativa para garantizar los derechos humanos de la población venezolana.

Es evidente que el país vecino se ha visto quebrantado y violentado bruscamente, como consecuencia a la imposición de la denominada ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, en la cual se ha sustentado el dirigente estatal de dicho país. De esta manera, ha dominado las ramas del poder público y demás instituciones, hasta llegar al límite de subyugar el sentir de los ciudadanos.

Como resultado de ese sometimiento, se ha generado un colapso colmado de lágrimas y sangre en la nación, y con ello la sucedida   emigración de sus habitantes a países como; Colombia, Ecuador, Perú, Chile, entre otros. En el caso de Colombia hay por lo menos 762.000 migrantes venezolanos, tal como lo afirma el gerente de la frontera de Colombia con Venezuela, Felipe Muñoz (1).

Una de las posibilidades que existe en ésta crisis, es la intervención militar por parte de los llamados “Cascos Azules” de la ONU (Organización de Las Naciones Unidas), con el fin de reestablecer el orden constitucional de un estado fallido e insostenible en materia política, social, económica y en preservación de los derechos humanos (2).

No obstante, el gobierno venezolano por su naturaleza “antiimperialista”, cuenta con países aliados de creencias musulmanas, seguidores del “Dios Mahoma” y el “Corán”, con dogmas como el rito de alabar a un Dios supremo por encima de la vida humana.  Por lo tanto, es de esperar que el mencionado gobierno teniendo en cuenta dichas alianzas, se apoye en estos fundamentos como medio alternativo de defensa, así éste, represente una flagrante violación de los derechos humanos.

Pero la situación no sólo queda en creencias y ritos, ya que existe al parecer una estrecha relación entre el gobierno de Venezuela, y un grupo extremista conocido como el “Partido de Dios” o “Hezbollah”. Este partido político del Líbano, considerado por Estados Unidos y otras naciones como una organización terrorista, surgió después de la Guerra Civil Libanesa (3), y ha realizado varias acciones terroristas en diversas partes del mundo desde 1982.

Entre otros sucesos, a éste grupo se le atribuye un hecho terrorista sucedido en Venezuela en el 2006, y el cual iba dirigido a la Embajada Americana. El hecho, fue neutralizado a tiempo por las autoridades del mencionado país.

Esta organización, posee una fuerte rivalidad frente al Estado Islámico desde el 2012, lo cual ha desencadenado una constante guerra que ha dejado a padecer multitudinarias víctimas.

Al parecer, Ahsan Abdel Hai tiene estrecha relación con integrantes de la FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana), y se le presume de hacer presencia en campamentos del ELN, en inmediaciones del municipio de Guasdualito, Estado de Apure. (Según las investigaciones, la foto tomada el 22 de enero del 2017, en las montañas de Guasdualito, se utilizó como foto de portada en la página de Facebook de este terrorista.)

El caso es que el gobierno venezolano de Nicolás Maduro ha tenido cierta afinidad con ésta organización terrorista desde del año 2015. Para evidencia de esto, el abogado Misael López Soto, quien es un oficial del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas de Venezuela (CICPC), denunció la presencia de integrantes de Hezbollah en territorios de esa nación financiado por Irán, país aliado estratégico de Venezuela en la lucha “antiimperialista” y “anti-injerencista”.

López Soto, además denuncia que el régimen de Nicolás Maduro concedió; partidas de nacimiento, cédulas de identidad y pasaportes a miembros de Hezbollah (4).  Así mismo, señala haber sido testigo de procesos irregulares en la emisión de documentos venezolanos a nombre de personas procedentes de Siria, Palestina, Irak y Pakistán.  Aseguró, que empleados locales de la Embajada venezolana en Bagdad, habrían cobrado a los interesados entre 5.000 y 15.000 dólares para otorgarles estos documentos.

A finales de marzo de 2018, se conoció mediante un informe emitido por el Centro para la Sociedad Libre y Segura (Center For a Secure a Free Society), que Venezuela continúa resguardando a los extremistas del Hezbollah, y que estos, siguen operando en Venezuela con el apoyo del gobierno (5).

El informe por Joseph Humire, titulado ¿Cómo contrarrestar el imperio criminal en Latinoamérica?, sustenta que Venezuela es el país más estratégico para recibir y enviar refugios a las organizaciones terroristas. El especialista sostuvo, que los países Latinoamericanos son usados por estos grupos, para realizar crímenes de contrabando, para conseguir financiamiento y poder hacer los respetivos entrenamientos.

Foto tomada en el estado de Apure, el 14 de marzo del 2014

En la investigación realizada por Humire, se detalló que el 35% de los países de Latinoamérica no dirigen leyes a organizaciones terroristas. De los 33 países, sólo seis tienen medidas en contra de los grupos de extorsión y violencia, pero esto no se refiere de forma directa a organizaciones extremistas.

Durante los últimos meses, se ha confirmado notablemente la presencia de musulmanes en Venezuela, y como prueba de esto, se conoció la ubicación de un sujeto de nombre Ahsan Abdel Hai, en la ciudad de Guasdualito del Estado de Apure, sitio fronterizo con la capital de Arauca (Arauca). Al parecer, éste hombre tiene estrecha relación con integrantes de la FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana), y se le presume de hacer presencia en campamentos del ELN, en inmediaciones de mencionado sector

Esta situación que genera incertidumbre e inseguridad tanto para los ciudadanos venezolanos, como para las naciones cercanas al vecino país, deja al viento la tranquilidad de las soberanías. Por lo tanto, somete a las autoridades del estado, a establecer acciones importantes en pro de la tranquilidad de los ciudadanos naciones vecinas a Venezuela.

Colombia por su parte, debe platearse justas medidas de protección y de seguridad fronteriza a través de las autoridades competentes, como lo es Migración Colombia, quienes tienen facultades de Policía Judicial en coordinación con la Fuerza Pública, para adelantar actividades de individualización, identificación y judicialización de extranjeros que lleguen a nuestro país, y que presenten vinculados con tales grupos extremistas señalados.

  1. Texto tomado de Semana.com. En

https://www.semana.com/nacion/articulo/venezolanos-en-colombia-responsabilidad-historica-de-ayudarlos/566916.

  1. Texto tomado de Informe “Intervenciones militares de la ONU”. En http://blogs.lavanguardia.com/hemeroteca/intervenciones-militares-de-la-onu.
  2. Texto tomado del Informe Otra Lectura “El Blog de Koldo Salazar López” La Guerra del Líbano. En https://otralectura.com/2017/06/20/la-guerra-del-libano-1975-1990/.
  3. Texto tomado de Infobae. En https://www.infobae.com/2015/11/24/1772058-diplomatico-venezolano-denuncio-la-entrega-documentos-terroristas/.
  4. Texto tomado del diario El Nacional. En http://www.el-nacional.com/noticias/mundo/venezuela-resguardaria-grupo-extremista-hezbollah_228566
  5. Texto tomado de red social Facebook. Recuperado de https://www.facebook.com/ahsan.abdelhai